martes, 4 de diciembre de 2018

MARIDAJES DE MARÍA CANELAS CON MIS SUEÑOS EN 39 COLORES

Os dejo frases de mi sueño en color BLANCO AZAHAR con foto de Jorge Lázaro para una María Canelas que se identifica con la candidez del sueño desde la pasión de su osada timidez.



Pero cuando nos mirábamos, solo mirarnos… inventábamos para buscar improvisados caminos, unos caminos que recorríamos, atolondrados y confundidos, en el más absoluto de los silencios y, sin embargo, en esa mutua y callada exploración de almas y cuer­pos, éramos muy capaces de encontrar en la dulce oscuridad de la estancia todo lo que buscábamos. Soltábamos botones, lazos y ro­pajes con la misma rapidez con que nos despojábamos de pudores y de ignorancias. Así seguíamos, entre atrevimientos y desazones, hasta que nos descubríamos desnudos, temerosos a lo desconocido pero bebiendo, entre azorados y anhelantes, la respiración y la sa­liva del otro.

Conocimos olores que nos embriagaban los sentidos, sinfo­nías desaforadas que nos hacían flotar, recompusimos febrilmente las piezas que revueltas, íbamos descubriendo a nuestro alrededor, en un deseo incontenible de alcanzar las profundidades del otro para perdernos, juntos y de la mano, dentro del mismo abismo. Un abismo donde poder quedarnos aprendiendo, con cada atardecer o con cada amanecida, que la planta del amor y del placer es de fácil cultivo y de más sencillo riego. De modo y manera que hasta los Sueños son dóciles a los requerimientos de la naturaleza…

Era en esos momentos cuando, sabiendo que habíamos de­tenido el tiempo, me gustaba mirarla a la inocente profundidad de sus ojos, extraviados por el reciente descubrimiento del placer, y decirle…

“SUEÑO, cuéntame un cuento…”

“¿Cómo te gustaría…?”, me preguntaba llena de enamorada complacencia…

Y yo, sintiéndome sentado en la cubierta del Nueva Fide­lidad, miraba a nuestra querida bandera amarilla y le respondía: “Cuéntame un cuento que no le hayas contado a nadie…”

 Foto de la propia María Canelas.

No hay comentarios: