viernes, 6 de septiembre de 2019

UN ANILLO EN LA ARENA




UN ANILLO Y UNA FECHA EN LA ARENA



Hace, creo que unos diez años, estaba como muchas otras veces, sentado en la playa, leyendo, empapándome de mar, jugando con mis pies sobre la arena. Es una sensación de paz y de recarga de energías positivas que, a veces, me hace estar minutos y más minutos en esa posición.

Entre tanta paz, mis dedos notaron un contacto metálico en la arena, removí, algo brillaba, me agaché para rescatarlo y, para mi sorpresa, era un anillo de oro blanco con una fecha grabada en su interior: 07-11-05…

¿De quién sería…? ¿Dónde lo habría perdido…? ¿Lo había traído el mar hasta la playa…? Y la fecha… Seguramente un aniversario, pero de que ¿nacimiento, boda, encuentro, despedida…? Pero seguro que cargado de alegrías, tristezas, sorpresas, amor, de vivencias pasadas…

Curiosa es la vida, me pregunto ¿Cómo un objeto lleno de vida para quién lo habrá llevado años en uno de sus dedos,  ha permanecido, quién sabe cuantos meses, enterrado en una playa cualquiera? En silencio, horas de calor, noches de luna llena, compartiendo sonrisas y juegos de niños, carreras de adolescentes o silencios de vejez.

En definitiva ha estado como la vida misma. Unas veces sonriendo, otras con tristezas, otras expectante, otras en soledad y muchas acompañado…

07-11-05… Sea la conmemoración que sea, a veces lo llevo unos días conmigo como un recuerdo compartido con alguien a quién no conozco, ni se donde ni como vive… si es hombre o mujer, si está vivo o muerto… Pero siempre estará viva esa fecha grabada en su corazón 07-11-05

Nunca sabré de donde vino ni como vino, pero si espero que me acompañe en una nueva vida para él que, espero, se hará vieja  en mi compañía.

No hay comentarios: