martes, 16 de junio de 2015

HOJAS SUELTAS



En mis años de Bachillerato, teníamos un rincón situado en El Conquero, detrás del instituto, al que llamábamos "mi casa" donde acudíamos en momento de bajones o de necesidad de soledades del alma tan proclives en los años del comienzo de la juventud. Estaba situado justo encima de la Plaza de Toros y quise dedicarle este capítulo de mis HOJA SUELTAS al que titulé: BANDADA




                                  Por el callejón del instituto que agonizaba en su empinada estrechez, llena toda ella de meandros de lluvia y de higos chumbos,  llegaba hasta el cabezo sobre la Plaza de Toros, donde tantas veces vi el cielo en el alto telón de fondo de mis descansos bajo los pinos.
                                  Allí, sin más compañía que las bandadas de golondrinas, benditas amigas  sin fechas fijas, me siento uno más entre ellas y me veo viajando sin dinero y sin valijas, abriendo las alas de mi fantasía para unirme a la felicidad de ellas que, sin entender de idiomas ni de fronteras,  comen en cualquier parte, se bañan en cualquier estanque y aman al amor sin nombre…
                                  Bendito amor que todos buscan tras lejanas conquistas y que yo tengo aquí por mío en la diaria y cercana sencillez de mis amigas las golondrinas…


3 comentarios:

CARMEN MARTAGÓN ENRIQUE dijo...

Precioso el lugar y los recuerdos... Toda nuestra vida está ligada a esos cabezos...

CARMEN MARTAGÓN ENRIQUE dijo...

Precioso el lugar y los recuerdos... Toda nuestra vida está ligada a esos cabezos...

Del Rosa Al Amarillo dijo...

Ciertamente Carmen, mi juventud huelvana siemrpe con el telón de fondo de los cabezos, una seña de identidad que poco a poco la piqueta ha ido arrasando, cosa que nunca podrán hacer con los recuerdos.
Un abrazo amiga y mi reiteración de que mis archivos y fotos de la Huelva pasada están a tu disposición.