viernes, 20 de noviembre de 2020

SILVIA, CARA Y CRUZ

 

"Te deslizabas, me recorrías, me trepabas, me envolvías con tu presencia mientras me decías mil veces “ven” con tus labios posados sobre los míos.

En el instante final teníamos un atisbo de una completa soledad, disfrutada a partes iguales, cada uno perdido en su quemante abismo, pero gozando de un horizonte compartido donde pronto resucitábamos desde el otro lado del fuego, para descubrirnos abrazados en el desorden de los inmensos almohadones, bajo el mosquitero blanco de nuestros sueños."




1 comentario:

Dama de noche dijo...

Que dufícil es resumir en una palabras la intensidad con que explota el amor.