lunes, 29 de octubre de 2012

MIS SUEÑOS EN 39 COLORES

En vísperas de la salida del libro quiero repetiros un resumen de algunos de los sueños que ya publiqué con anterioridad en el blog. Ahora lo hago adornado con varias de las ilustraciones que acompañarán a los sueños.


AMANECER:
Sin otro telón de fondo que las copas de los mangos, ni otro sonido que el de los guacamayos adormecidos por el rumor de los cercanos manglares, nos amamos desesperadamente, saciando el hambre y la sed acumulados en tantos días de ausencia. Apenas hablamos, quizás por no distraer nuestros sentidos de su verdadera dirección, por eso me extrañó cuando entre estertor y estertor me acercó su boca húmeda a mi oído y me dijo:”Hueles a grano fresco…” y besándome el cuello me susurró: “¡No sabes como quería estar contigo…!”

VERDE MAR:
El Sueño, apenas perdió el miedo a despertarse y a despertar sus pasiones, emergió en su verdadera naturaleza femenina espontánea y apasionada. El sabía las innumerables formas de complacer a una mujer y sabía también que el vigor cuenta menos que la paciencia. Por eso le hablaba, la cubría de suaves caricias, llenas de labios trémulos, mientras que la amaba hasta que la sentía despeñarse, sin posible retorno, por los barrancos infinitos de la pasión...



 GARDENIA:
Sé que creías haber conocido el amor antes de abrazarme SUEÑO, pero nuestra intimidad te desveló cuán equivocada estabas. Con toda mi calma fuí despojándote de dudas amasadas y de recuerdos inútiles. Recordarás como te fuí acariciando con lentitud y sosiego, no exento de entusiasmo ni de pasión, hasta que dejaste de temblar y como continué, con mimosa dulzura, hasta que sentí como bajo mis caricias te relajabas te estremecías, te iluminabas, te abrías... Fue entonces cuando te escuché con voz entrecortada, llamarme, gemir, rogarme...

BLANCO AZAHAR
Conocimos olores que nos embriagaban los sentidos, sinfonías desaforadas que nos hacían flotar, recompusimos febrilmente las piezas que revueltas, íbamos descubriendo a nuestro alrededor, en un deseo incontenible de alcanzar las profundidades del otro para perdernos, juntos y de la mano, dentro del mismo abismo. Un abismo donde poder quedarnos aprendiendo, con cada atardecer o con cada amanecida, que la planta del amor y del placer es de fácil cultivo y de más sencillo riego. De modo y manera que los sueños son dóciles a los requerimientos de la naturaleza.

SEPIA:
"Yo te apartaba el cabello para mirarte a los ojos del alma, unas veces sonreías mientras los entornabas y otras te sentabas a mi lado. Las piernas recogidas con una gracia innata que oscilaba entre la inocencia y la provocación, gustabas de pasarte tu chal de transparencias entre un hombro y tus pechos que sonreían tras las proposiciones indecentes y mágicas del tejido y, todo esto, lo hacías rodeada del silencio de la noche que apenas comenzaba...

Así te recuerdo, en una calma mezcla de extenuación y de deseo renovado..."



 CEREZA:
 "La seguridad de que después de ese beso comenzaría una nueva existencia para los dos, de que nunca íbamos a lograr despegarnos del recuerdo de estos labios posesivos y acariciantes que, por ambas partes, tenían un marcado sabor a vainilla, limones dulces y canela en una extraña mezcolanza llena de voluptuosidades, asechanzas y entrega sin posibilidad de retorno..."


PERGAMINO:
 Tu estabas dormida. Te miraba, me recreé en memorizar hasta el último centímetro de tu piel, tu boca detenida en un gesto de feliz complacencia, los ojos suavemente cerrados y los cabellos revueltos... Comencé a besarte suavemente mientras te recorría los vericuetos amigos de tu piel, sabiendo que éllos me llevarían hasta los pliegues de tu alma por los senderos del placer...

TIERRA SEVILLA:
"Diez minutos por favor..." Y sonreías con la inocente dulzura de la hembra hecha mujer que se siente niña al enamorarse en la madurez. Entonces, lentamente, llena de sensualidad, comenzabas el regreso hasta mi realidad, una realidad que estallaba entre tus manos, cuando al sentir la quemante fuerza de mi mirada en tu espalda, te girabas y subías a bordo de la goleta en que viajaríamos juntos...


VIOLETA:
"Aquello duró hasta que una marea dulzona nos invadió para hacernos flotar entre las mismas estrellas que nos habían contemplado cabalgando, desde nuestro deseo coloreado, por las entregas verdaderas del alma…
Gritaste feliz cuando ese temblor de tierra desbordó tu sensibilidad para sentirte por vez primera, en mucho tiempo, sencillamente diferente… Yo te miraba feliz, mientras tú me acariciabas desde la profundidad de tus ojos inmensamente marrones..."
 
NARANJA:
En ese momento el Sueño pareció dudar, le acaricié dulcemente sus manos para que abriese los ojos y volviese a nuestra realidad… Lo hizo, me sonrió y me dijo:   “Amor mío, la vida es como los sueños preñados de búsquedas lejanas e imposibles, por eso, cuando en cualquier esquina de tu camino encuentres al amor de tu vida, cógelo, dale la mano, cierra los ojos y vívelo sin pensar lo que pueda durar, porque cada instante de ese amor valdrá siempre más que toda una vida de monotonías…“

Y todos los sueños con el mismo final, inspirado en esa bandera amarilla de los amores eternos que ondeaba en el "Nueva Fidelidad"...
 Cuéntame un cuento...

¿Como lo quieres ...?

Y yo, izando mi vieja bandera amarilla sobre la cubierta del "Nueva Fidelidad", le responderé. Cuéntame un cuento que nunca le hayas contado a nadie...


Que los disfruteis. En unos días abriré una página en facebook con el nombre del libro para haceros llegar notas, publicaciones, fotos y noticias con respecto a la publicación.


Un abrazo de vuestro amigo   DIEGO

6 comentarios:

Felicidad Batista dijo...

Diego, estamos de enhorabuena todos. Tú por publicar y tus lectores por tener la posibilidad de leer tu último libro. Así que es un magnífico regalo de Navidad.
Felicitaciones.
Un fuerte abrazo

Del Rosa Al Amarillo dijo...

Gracias Felicidad, ya sabes el cariño que he puesto en estos sueños que, poco a poco, fueron naciendo para la radio y han acabado en el papel.
Cuando los leo me reconzco en los colores que llenan los 39 sueños.
Un abrazo muy cercano.

algamarina dijo...

Un placer siempre, leerlo y disfrutar con este lugar!

Saludos azules desde mis mareas que lo esperan...

Del Rosa Al Amarillo dijo...

Algamarina un sueño añadido recibir tu visita rodeada de esa sensualidad que embriagan tus mareas azules, verdes, anarjandas...

Saludos empapados de sal marina.

Aurora García Rivas dijo...

Las ilustraciones no desmerecen los sueños. Enhorabuena a los dos y gracias por tu generoso regalo. Un abrazo desde mi otoño asturiano, con mínimo sol pero con toda la luz del mundo.

Del Rosa Al Amarillo dijo...

Sara publicó un comentario en desacuerdo con el de Aurora sobre la cercanía de los dibujos con los sueños.
Por algún asunto técnico que se me escapa, aparece borrado, pero quiero respetar todas las opiniones y lo recupero en su esencia.
Mis disculpas.