sábado, 1 de septiembre de 2012

HOJAS SUELTAS

Con este nombre: HOJAS SUELTAS, escribí hace años relatos cortos sobre mis recuedos de infancia: La Vega, La Fuente de las Naciones, el Muelle y, sobre todo, El Faro del Picacho, donde visitaba a la abuela Milagros en los años en que era una auténtica aventura recorrer los 20 kilómetros que lo separaban de Huelva... Claro que entonces no existía el puente de la Punta del Sebo, ni la carretera de Mazagon, ni tantas otras cosas... A veces debíamos hacer noche en Palos, en la casa familiar, para proseguir al día siguiente hasta la incipiente Mazagón. Que aventura ir a visitar a la abuela...

Allí, en el faro estaba, y está, mi vieja y amada MORERA, muriendo lentamente, asfixiada por moles de cemento, ruido de coches y músicas gritonas, pero para mí siempre será mi morera, la que me vió crecer, soñar y la misma que llenó de consuelo muchos de mis atardeceres de adolescente solitario y soñador.


Esta vieja fotografía es de la época en que al faro y a la morera solo los rodeaban un inmenso mar de pinos que se apretujaban con la linea cercana del mar, un mar al que tantos años iluminó mi querido faro en noches de calma o madrugadas de tormentas. Os dejo estas frases llenas de añoranzas y escritas hace más de 30 años...

                                                        LA MORERA

 
       Cerca del faro, una sola morera, vieja y rotunda, pone la sombra fresca de su verde oscuro en el camino pedregoso que, bajando a la playa, se deja ver entre el molino y la alberca.

        La palabra rotunda le cuadra como al infinito, como al mar o como a la soledad…         Yo la veía, verano tras verano, embarrancando despaciosa en la playa de la vejez y sentado bajo ella, cubierto por sus hojas, abundantes y frescas, pasadas de sol y de humedad, aprendí a conocerme y a ser yo mismo.

      Cuando en las llegadas al faro, la acariciaba con predilección mal disimulada sus ramas, vencidas por el peso del fruto, me traían el verso a mi alma y la compañía a mi corazón.

       Pasados los años…    A veces, se me presenta en horas de soledad, más generosa y más humana que nunca, para llamarme a descansar a la paz de su presencia, como el término dulce y deseado a mi viaje por la vida…

20 comentarios:

Cristina dijo...

Que hermosos recuerdos. Un maravilloso paisaje ganado por el ladrillo y perdido para los pinares.
La pobre morera subsiste como puede. No la olvides. Besos.

Felicidad Batista dijo...

Diego, hermosas pinceladas que trazas con el verbo poético de esa viajera sentimental que es la nostalgia.
Imágenes que pintas con las palabras que surgen de los recuerdos que trenzan las emociones que nos transmites.
Gracias por este paseo y por mostrarnos un lugar tan especial.
Un abrazo

PD: También he recibido ese correo a tu nombre. Gracias por avisar

Del Rosa Al Amarillo dijo...

Cristina me duele el alma cada vez que paso cerca del faro. Por eso procuro no ir por allí.
Un gran abrazo amiga.

Del Rosa Al Amarillo dijo...

Amiga Felicidad no sé si será una buena cosa... Pero la nostalgia es inevitablemente una de mis habituales compañeras de viaje.

No imaginas lo que supuso esa morera en mi adolescencia y lo que sigue significando cuando vuelvo la vista atrás.

Ya iré colgando otras pinceladas de esas HOJAS SUELTAS de mi juventud.

Espero que estés perfecta. Un abrazo

Amaya dijo...

Preciso relato, como se van perdiendo los recuerdos de juventud en las brumas de la modernidad.
Cuando vuelva a Mazagón pasaré a darle recuerdos tuyos.

Besos

Del Rosa Al Amarillo dijo...

Gracias Amaya, siemrpe tu visita amable y cercana.
Un abrazo amiga.

María Jose leblic dijo...

esto es una prueba

Del Rosa Al Amarillo dijo...

Una prueba exitosa María José. Como verás ha quedado marcado tu paso el blog. Gracias.

MTeresa dijo...

Es un placer volver a leerte
tras el descanso,
recuperar la rutina,
un abrazo

Del Rosa Al Amarillo dijo...

El placer es mío María Teresa, poeta de ensoñaciones llenas de vida.
Siempre serás bien recibida por mis rincones en rosa y amarillo.

Un abrazo

Alicia dijo...

Magnifica foto de un paisaje ya desaparecido.
No me extraña tu nostalgia.
Un abrazo

Soñadora dijo...

Siempre invitas a soñar con tus relatos Diego.
Debistes ser un niño muy imaginativo. Un abrazo

Del Rosa Al Amarillo dijo...

Gracias por tu visita Alicia.
Un abrazo

Del Rosa Al Amarillo dijo...

Lo fuí SOÑADORA y lo sigo siendo desde mis recuerdos de niño grande.

Un abrazo y gracias por tu fidelidad.

Rembrandt dijo...

Tu relato me llevó a mis recuerdos, cuando era niña y volvía de la escuela era un ritual pararnos (mis amigos y yo) a comer moras de los árboles que había a la vuelta de mi casa, eso sí era a escondidas de nuestros padres que no lo aprobaban porque , claro, era mediodía, sol de verano a pleno y obvio, posibilidad de indigestión. De todas maneras esa circunstancia nunca nos impidió saborear esos manjares dulces, casi prohibidos.

No había faro en ese lugar, lo hubiera hecho perfecto, será porque me encantan?
Saudades Diego, nostalgias de otros tiempos.

Abrazos y disfruté mucho volver a leerte, un placer.
REM

Poetiza dijo...

Hola Diego, hermosos recuerdos del rosa al amarillo. Que bello es caminar `por tus letras que me llenan de colores el alma que en la distancia te recuerda y no te olvida. Cuidate mucho amigo.

Del Rosa Al Amarillo dijo...

Gracias por tu visita REM, ahora con el invierno en tu querida Argentina seguramente no podrías comer moras, pero si disfrutar de las moreras.
Ese faro es depositario de docenas de recuerdos de mi primera juventud.
Un placer leerte y poder visitarte amiga.
Un cercano abrazo.

Del Rosa Al Amarillo dijo...

Mi querida amiga Sandra, me llenan de recuerdos tus comentarios. Siempre evoco que fuiste la primera visita que recibí, hace años, en el blog desde fuera de España. Tu amado México.
Un gran abrazo

Carolina dijo...

Recuerdos llenos de vida, que me conmueven hasta el tuetano, estimado amigo. Un abrazo.
°♥° °♥° °♥° °♥° °♥°
*˛˚ღ •˚ ˚˚ ✰* ★
˚. ★ *˛ ˚♥* ✰

Del Rosa Al Amarillo dijo...

Carolina querida amiga, notaba tu falta. Acaso el frio de tu invierno argentino te tiene hibernando.
No nos prives de tu maravillosa escritura.

Mil gracias por tu visita. Besos.