jueves, 11 de diciembre de 2014

JOAQUÍN FERNÁNDEZ.


 Joaquín Fernández es tan viejo amigo mío que lo conozco desde la cuna continuando la entrañable amistad que siempre tuve con su padre. Hoy, desde su magisterio en la Universidad de Sevilla, sigo su imperecedera afición al mundo del cine. Sus fotos y comentarios en las redes sociales son un paraiso para quienes amamos las  viejas salas de cinematógrafo y los anuncios antes del NODO.

Dedica estos versos a Marilyn Monroe recordando el rodaje de Vidas Rebeldes. Lo que no sabe Joaquín es la de veces que vi esta película en el desaparecido Teatro Mora. Abducido como estaba por la Monroe desde que me subyugó en el Cinema Rábida con BUS STOP y Don Murray como salvaje vaquero.


NEVADA SIN TI

(In living and loving memory of Marilyn Monroe)



Justo cuando un susurro de mujer

me reveló el momento

en que la certidumbre

jugaría a ser quimera:

fue entonces cuando me adentré

hasta el epicentro

de un desértico nocturno.

Allí estarías esperándome,

recién llegada de cualquier lugar

de donde nadie ha de regresar jamás.

Escarbando con mis dedos

entre la árida nada

vertida a puñados

en el lago de sal,

trillando a tientas

la inmensa era del vacío,

acerté a vislumbrarlo todo,

todo menos a ti.

Quizá la filosofía de la desolación

sólo germine a más de cuarenta grados.

Quizá de entre los mortales

sea únicamente el rebelde

quien esté llamado

a tropezar dos veces

con la vida misma.

2 comentarios:

Joaquín José Fernández Domínguez dijo...

Diego, muchas gracias por tus generosas y entrañables palabras de presentación, desde la pasión compartida por la calidad atemporal del cine clásico, y por la oportunidad que nos brindas, al abrirnos incondicionalmente las puertas de tu blog personal, de compartir nuestra pasión por la literatura con tu numerosa e incondicional legión de lectoras y lectores amigos. Un fuerte abrazo, como siempre.

Del Rosa Al Amarillo dijo...

Encantado Joaquín, la Monroe siempre un icono para mis sueños juveniles. Un abrazo