jueves, 27 de enero de 2011

MIS SUEÑOS EN 39 COLORES

Queridos y cercanos amigos y amigas del blog, estoy en deuda con las peticiones de regalaros un nuevo sueño alimentado por mis fantasías en 39 colores. Hoy quiero pagar gustosmente esa deuda.

Me empuja además un correo recibido y los comentarios dejados en estas páginas por Aurora García Rivas en los que alaba la estructura del blog, mis SUEÑOS y mi personal manera de empapar el alma con ellos, Aurora es una poetisa y novelista asturiana, Premio Internacional de Poesía Ateneo Jovellanos de Gijón y autora, entre otros, de titulos como "A viaxeiro da noite", "La tierra vertical", "Contos, ducia e media d'eles", "La sombra del alcaudón" y el poemario "La flauta del sapo", publicado en Lisboa.

Ha sido una sorpresa y un placer que una escritora de su talla se haya añadido a los asiduos de estas páginas en ROSA y AMARILLO. Para las amigas que lo han solicitado y especialmente para Aurora quiero ofreceros hoy un sueño en el color de la GARDENIA.




Habían pasado meses desde nuestro último encuentro SUEÑO, los días más cercanos los habíamos pasado en extasis de excitación, separados por la distancia física, pero unidos por el amor y por el deseo. Esperándote, me he recreado en el recuerdo de nuestra primera vez. Todo fue inesperado y diferente, quizás aturdidos por nuestra propia audacia o, tal vez, temblando por una recobrada timidez...

Recuerdo como nos salimos al encuentro, como avazamos a ciegas hasta hundirnos en el pecho del otro, aspirando unos aromas que, por entonces, nos eran desconocidos. Yo solo revivo como sentí tus brazos ahogándome, como sentí el aliento tibio y cercano de tu cuello y como adiviné de inmediato que haríamos el amor amándonos. Tantas veces había recorrido tu cuerpo con mis pensamientos, y tan bien te conocía, que poseerlo fue como desandar en la realidad los caminos que había recorrido en mis pensamientos.

Se que creías haber conocido el amor antes de abrazarme SUEÑO, pero nuestra intimidad te desveló cuan equivocada estabas. Con toda mi calma fuí despojándote de dudas amasadas y de recuerdos inútiles. Recordarás como te fuí acariciando con lentitud y sosiego, no exento de entusiasmo ni de pasión, hasta que dejaste de temblar y como continué, con mimosa dulzura, hasta que sentí como bajo mis caricias te relajabas te estremecías, te iluminabas, te abrías... Fue entonces cuando te escuché con voz entrecortada, llamarme, gemir, rogarme... Te ví voluptuosamente entregada y rendida, dispuesta a varar en el puerto de las mareas de Julio para recibirme en plenitud. Estabas justo donde se deja de saber donde te encuentras, ni donde comienzas tu o termino yo, justo donde el amor y los sentidos entran en una dimensión en la que desaparecen los deseos y la memoria, para unirse en un inmenso rayo de luz que te conduce más allá de las fronteras del placer.

La pasión que nos unió aquel día, SUEÑO, y que hemos alimentado con el riego de nuestros cuidados, nos ha sostenido y protegido en los momentos en que la inevitable adversidad aparecía para recordarnos que navegábamos sin plazos, pero también sin puertos donde detenernos. Con el tiempo, esa pasión se ha hecho acompañar de la ternura y de la risa, de modo que ya no es necesario sorprendernos mutuamente, porque mientras más nos conocemos, más entendemos que algo o alguien había movido mundos enteros, para lograr que nos encontrásemos en cualquier esquina de las muchas que tienen los sueños...

Cuando esa ternura te rebosaba y me cubrías desde tu mirada velada por las profundidadees del alma, era cuando acariciándo tu piel amiga te susurraba...

SUEÑO, cuéntame un cuento lleno de la entrega apasionada que pones cada vez que nos amamos...
¿Un cuento dices...?
Si, un cuento que "nunca antes hayas vivido con nadie..."

Foto: Atardecer en el Algarve (D. Lopa).

Quiero despedir esta página con unos versos de Aurora G.R., de su poema REGRESO (La flauta del sapo)

El sapo aún toca

su flauta de otro tiempo

y al alba

vuelve a su escondite:

se camufla en la otra cara de la Luna.

Hay tanta soledad en las alcobas, los armarios vacios.

goteras... Un enjambre de polillas

se esconde de la luz

y la flauta del sapo

invade con su silbo mi memoria...

7 comentarios:

Amaya dijo...

Un sueño precioso lleno de erotismo y sensualidad.
Te dejo mi saludo afectuoso. Besos

Soñadora dijo...

Hermoso sueño Diego, en esta hora bruja de la madrugada en la que busco la compañía de tus sueños te dejo un recuerdo de alguien que sueña con ellos.
Besos

Poetiza dijo...

Diego, fue hermoso soñar tu sueño. Siempre dejas en mi alma ese sueño de volver a soñar en 39 colores. Te dejo un beso amigo, cuidate mucho.

Cristina dijo...

Un placer volver a leerte. Un sueño especialmente sensual.
Besos

CONCHA dijo...

Es un placer volver a soñar con los colores de tus SUEÑOS.
Felicidades por la sensibilidad con que tratas temas tan eróticos.
Un cariñoso saludo

Del Rosa Al Amarillo dijo...

Gracias a todas por vuestros comentarios. Regalaros un sueño era una deuda que he querido saldar desde mis ensoñaciones en colores.
Besos

mardelibertad dijo...

Gracias a ti Diego, por regalarnos este bonito sueño, por cierto un sueño muy real, un sueño para soñar...
Un abrazo