domingo, 17 de mayo de 2015

MARÍA LUISA DOMÍNGUEZ BORRALLO

Hace unos días publiqué una composición de esta buena amiga titulada PENÉLOPE. Unos versos llenos de lirismo, plenos de vitalidad, de cercanía y de colores...

Hoy leo que aparece una nueva PENÉLOPE,  quizás falta de la sonrisa y la mirada de la primera a la que se atreve a titular...  DEJAR DE LLAMARSE PENÉLOPE.

Querida amiga María Luisa, afortunadamente los colores, las sonrisas, los sueños y las ilusiones llegan, se marchan, vuelven, se quedan... Son como golondrinas querida amiga y las tuyas regresarán sin dudarlo.

Aguárdalas sentada en la misma mesa donde apareces tan nostálgica...

Hoy la habitual foto de mi admirado Jorge Lázaro la sustituyo, nunca mejor, por esta magnífica de la poetisa.




DEJAR DE LLAMARSE PENÉLOPE


Muchas cosas en la cabeza,
muchas cosas en el alma,
y a veces, están estas manos
tan vacías...
 
Un cuerpo que se niega 
a trepar murallas, 
puentes que se derrumban. 
alfombras que enredan los pies. 
Tropiezo en el rojo,  
pero me atrapa el negro
de una noche sin luna. 
Me desintegro en Ulises
y dejo de llamarme Penélope.  
Y nuestra odisea deja de ser
una aventura para llamarse tormento

María Luisa Domínguez Borrallo ©

4 comentarios:

María Luisa Domínguez Borrallo dijo...

Muchas gracias por incluir mi poema en tu Magnifico blog.

Del Rosa Al Amarillo dijo...

Muy feliz con tu presencia María Luisa.
Un cercano abrazo.

Soñadora dijo...

Una preciosidad. Felicidades a la autora y gracias por compartirlo Diego.

Del Rosa Al Amarillo dijo...

Gracias Soñadora amiga desde hace tantos años.