sábado, 23 de abril de 2011

SUEÑOS EN ROSA Y AMARILLO

Es tarde de Sábado Santo, estoy muy cerca del mar, es más, en este momento su sonido llega hasta la puerta de mi casa, mecido por la lluvia y susurrándome esa cercanía con su presencia amiga y compañera de tantas noches de insomnio. Este mágico entorno me aviva el espíritu para complacer a las amigas que me han venido solicitando uno de mis Sueños en 39 colores.

Amaya, Soñadora, Poetiza, una reiterada amiga Anónima y Virginia, que me pedía expresamente el sueño en color VERDE MAR, me hacen entregaros esta ensoñación llena de las expectativas del descubrimiento de una mujer hecha poesía y de la búsqueda de los cuerpos desde el amor cubierto de sensualidad...



Desde el preciso instante en que el hombre levantó la tela de seda con la que, voluntariamente, había recubierto su alma, comprendió que estaba ante la mujer de su vida. Ante la presencia del Sueño, la clase de amor que experimentó lo asaltó por sorpresa, no había imaginado que esos sentimientos tan amplios y diversos pudiesen existir entre un hombre y una mujer.

El Sueño no correspondía a ninguna de las clases de amor que había dado como buenas. El Sueño era una persona misteriosa y compleja a la vez, capaz de desarmarlo con su ironía y de desafiarlo con sus preguntas, de turbarlo con su osadía y de excitarlo con sus proposiciones. Cuando fue conociendo a la dueña del Sueño, comprobó como lo hacía estremecerse solo con adivinarla, excitarse apenas con intuirla y reir como nadie antes lo había logrado. Luego supo, en las largas veladas de amor, como le inventaba historias imposibles y como las llenaba de fantasías de algodón a la vez que lo provocaba con sus juegos mezcla de sentimientos y de palabras.

En presencia del Sueño, todo parecía iluminarse con un brillo diferente, diría que rodeado por un fulgor irresistible... Su presencia... El dulce olor de su transpiración en las largas noches de amor, el gracioso trazo fino de sus cejas arqueadas en un gesto de ingenua y perpetua sorpresa, la esbeltez imposible de su cintura. Y sobre todo la risa de los dos. Eso era lo mejor del Sueño, la alegría desenfadada de su amor.

El Sueño, apenas perdió el miedo a despertarse y a despertar sus pasiones, emergió en su verdadera naturaleza femenina espontánea y apasionada. El sabía las innumerables formas de complacer a una mujer y sabía también que el vigor cuenta menos que la paciencia. Por eso le hablaba, la cubría de suaves caricias, llenas de labios trémulos, mientras que la amaba hasta que la sentía despeñarse, sin posible retorno, por los barrancos infinitos de la pasión...

Los dedos de cada uno, se fueron entrenando para percibir los distintos pulsos del otro y así poder situar, aún con los ojos cerrados, los puntos más sensibles de cada cuerpo. Sus manos, calientes y firmes, tropezaban con las de ella, templadas y ansiosas, aunque las de ambos coincidentes en la decisión de hacer feliz al otro. Aprendieron que el mejor de los afrodisíacos es el amor y que en la cama podían ser tan maravillosamente felices que los demás inconvenientes nacidos durante el día se borraban al embarrancar la noche.

Una mañana despertó antes que ella, temblando de angustia, sudoroso y acosado por la pregunta que lo perseguía en las largas noches de amor... ¿Y si una mañana no despierta...? Su mano se atrevió a rozarla temerosa, ella al sentirla despertó y lo miró dulcemente, sonriéndole desde las veladas profundidades de su Sueño. Entonces él le devolvió la mirada, empapada de ternura, la acarició tiernamente y le dijo en un susurro...

Cuéntame un cuento...

¿Como lo quieres ...? Preguntó perezosamente.

Y yo, izando mi vieja bandera amarilla en la cubierta del "Nueva Fidelidad", le respondí. Cuéntame un cuento que nunca le hayas contado a nadie...

Foto:Playa de El Portil (Huelva).

NOTICIAS EN ROSA Y AMARILLO:


Recordareis que este pasado verano os hablé de como conocí a una maravillosa chica llamada LORENA que padece parálisis cerebral y que había decidido, moviendo montañas con su fe, escribir su propia vida en un libro que titularía "LLEGÓ EL AMANECER A MI VIDA" desafiando las trabas que la naturaleza le había colocado entre ella y su deseo.

El libro lo ha vivido con una PASIÓN que le ha servido de trampolín para que, levantando la voz de sus sentimientos, se haya decidio a escribir y entregarnos estas páginas que se nos ofrecen como un soplo de aire fresco lleno de espontaneidad, de cercanía y de la alegría de quién sabe que en la vida se puede nacer muchas veces y que ella, desde estos capítulos íntimos y entrañables, ha vuelto a nacer a una nueva.

Pues bien, el próximo SÁBADO 30 DE ABRIL a las 20 horas en el Salón de Chimeneas de la CASA COLÓN, tendré el honor de hacer efectiva la presentación del libro en un acto que promete estar repleto de emociones y de sentimientos. Todos los amigos del blog, por expreso deseo de Lorena, estais cariñosamente invitados a ese acto.

Añadiros que el próximo jueves, una vez pasada la Semana Santa, LAS CARAS DE HUELVA volverán a tener su protagonismo semanal en el Magazine GRAN VÍA de HUELVA TV y lo reanudaremos con el capítulo dedicado al PASEO DEL BACALAO, la actual PALMERA. Una nostágica visión de una entrañable plaza de la vieja Huelva testigo de tantas citas, esperas y desesperas...

Un abrazo de vuestro amigo DIEGO