lunes, 26 de julio de 2010

SUEÑOS EN ROSA Y AMARILLO

Hola queridos amigos y amigas de nuestro programa y, consiguientemente del blog, después de unos días de viaje por unos paisajes maravillosos y un Adriático relajante, en calma y restallantemente azul, vuelvo para saludaros ahora que estamos a punto de entrar en el mes de vacaciones por excelencia: Agosto.

Quiero entregaros otro sueño a la vista de los comentarios que las amigas más habituales dejais en las páginas anteriores. Hoy quiero hacerlo con uno que nos habla de primeros encuentros, de esas primeras veces llenas de desazones, ilusiones, atrevimientos, pudores e ignorancias...


MIS SUEÑOS EN 39 COLORES:



SUEÑO EN COLOR BLANCO AZAHAR


A veces, en noches de inquietos sosiegos, retrocedo nostálgicamente a los tiempos en que conocí a mi SUEÑO. Me recuerdo y la recuerdo tiernamente inexpertos los dos, cuando comenzábamos nuestros primeros encuentros queriendo poseernos en la inmediatez de un instante, después de haber esperado soñando, durante años, con la existencia presentida del otro.

En esos recuerdos, siempre llevaba al SUEÑO de la mano y lo hacía por los más recónditos recovecos de mi imaginación tan colorista como desbordantemente calenturienta.

Dentro de élla me había fabricado una casa que iba llenado de estancias. La casa estaba sostenida entre nubes, como una más de éllas, siempre a merced del viento y era mi gozo llevarla corriendo impaciente de sala en sala, buscando la soledad donde nuestra desazón e ignorancia se graduasen entre gemidos.

Al fin un día cualquiera y en cualquiera de los cuartos, pudimos descubrir los dos, dentro de esta nueva vida tan largamente presentida, que el uno era tan virgen como la otra...

Desde entonces cuando encontrábamos aposento de nuestro gusto, no nos mortificaba ni el frío que entraba por las mil rendijas de nuestras almas, ni el no saber que hacer con nuestras manos tan deseosas como ignorantes, ni el tener que buscar hacia donde caminar, partiendo desde nuestro desconocimiento amorosamente compartido.

Pero cuando nos mirábamos a los ojos, solo mirarnos, inventábamos para improvisar nuevos caminos, unos caminos que recorríamos atolondrados y confundidos en el más absoluto de los silencios y, sin embargo, en esa mútua exploración de almas y cuerpos, eramos muy capaces de encontrar, en la dulce oscuridad de la estancia, todo lo que buscábamos.

Soltábamos lazos, botones y ropajes con la misma rapidez con que nos despojábamos de pudores y de ignorancias. Así seguíamos entre atrevimientos y desazones, hasta que nos descubríamos desnudos, temerosos a lo desconocido, pero bebiendo entre azorados y anhelantes, la respiración y la saliva del otro.

Conocimos olores que nos embriagaban los sentidos, sinfonías desaforadas que nos hacían flotar, recompusimos febrilmente las piezas que revueltas, íbamos descubriendo a nuestro alrededor, en un deseo incontenible de alcanzar las profundidades del otro para perdernos, juntos y de la mano, dentro del mismo abismo. Un abismo donde poder quedarnos aprendiendo, con cada atardecer o con cada amanecida, que la planta del amor y del placer es de fácil cultivo y de más sencillo riego. De modo y manera que los sueños son dóciles a los requerimientos de la naturaleza.

Era en esos momentos cuando, sabiendo que habíamos detenido el tiempo, gustaba de mirarla a la inocente profundidad de sus ojos, extraviados por el reciente descubrimiento del placer y decirle...

SUEÑO, cuéntame un cuento
¿Como te gustaría...? Me preguntaba llena de enamorada complacencia.
Y yo, sintiéndome sentado en la cubierta del Nuevo Fidelidad, miraba a nuestra querida bandera amarilla y le respondía: "Cuéntame un cuento que nunca antes le hayas contado a nadie..."

Fotografía: Ocaso en el puerto de Dubrovnik (Diego Lopa)

MI CUADERNO DE BITÁCORA

Durante unos días he descansado activamente en un lugar paradisíaco: Dubrovnik. Pasear por su ciudad vieja entre las murallas, subir a lo alto de ellas y contemplar la puesta de sol es un espectáculo indefinible que ayuda a serenar el alma, caminar por sus calles en cuestas empedradas, llenas de flores y de una alegría mediterránea, es un descanso para la vista.

Navegar por el Adriático y visitar las islas de SIPÁN, COLOCEP o LOPUD es perderte entre acantilados que abrazan un mar inmensamente azul moteado por mil tonalidades y perderte por la isla de KORKULA es, sencillamente, retroceder en el tiempo.

Tomaremos unos días de vacaciones mútuas y amenazo con volver para seguir en contacto con todos vosotros/as amigos DEL ROSA AL AMARILLO que, como vereis en la sudadera de la fotografía, ha paseado el nombre del programa bien lejos de Huelva.

Un abrazo de vuestro amigo

DIEGO

miércoles, 14 de julio de 2010

NOTICIAS EN ROSA Y AMARILLO

Hola queridos amigos/as del blog, gracias por vuestros comentarios en la página anterior. La verdad es que estoy bastante ocupado con mi segundo libro y eso me resta tiempo para nuestro encuentro semanal. En unos días salgo de viaje fuera de España pero prometo que, a la vuelta, no faltaré a ninguna cita más.

Hoy quiero felicitar desde estas páginas a una chica prodigio de tesón, fe en si misma y fuerza de voluntad: LORENA. Lorena padece parálisis cerebral consecuencia de un parto traumático, hoy tiene 21 años, ha terminado estudios de informática y puericultura y está escribiendo el libro de su vida, la historia por la que aparece aquí es un tanto casual. Lorena entró con su madre en El Corte Inglés y al pasar por la librería vió mis CARAS DE HUELVA en los stand y le dijo a su madre que anotase el nombre del autor para entrar en contacto con él, la coincidencia de nombre y primer apellido hizo que ese contacto se produjese a través de mi hijo que la desvió hasta mí. Lorena me ha pedido que lea su libro, que le aconseje y le ayude en el maquetado y esos pequeños detalles necesarios para poder publicarlo.

Claro que lo haré, ya lo estoy haciendo Lorena. Son 60 páginas llenas de lucha, de coraje, de levantarse tras cada caida y, sobre todo, de una ilusión y una confianza en si misma merecedoras de que yo, por mi parte, esté encantado de leer tu libro, aconsejarte desde mi modesta aportación y animarte con todas mis fuerzas para que veas cumplido el sueño de ver tu libro, junto al mío, en las librerías de Huelva. ÁNIMO LORENA.
Esta fotografía es de un amanecer en el desierto Nubio en Egipto. Míralo, es como tu amanecer a la vida después de tantos esfuerzos y trabajos. La saqué la mañana de un 1 de Enero y hoy es, muy especialmente, para tí Lorena.

HOJAS SUELTAS: En sustitución de MIS SUEÑOS EN 39 COLORES, solo por esta página, retomo hoy la publicación de capítulos de mis viejos recuerdos de infancia, mis nostálgias materializadas en las HOJAS SUELTAS que os entregué durante la primera temporada de nuestro entrañable DEL ROSA AL AMARILLO. Hoy quiero regalaros LA MORERA.

"Cerca del faro, una sola morera, vieja y rotunda, pone la sombra fresca de su verde oscuro en el camino pedregoso que, bajando a la playa, se deja ver entre el molino y la alberca...

La palabra rotunda, le cuadra como al infinito, como al mar o como a la soledad. Yo la veía, verano tras verano, embarrancando despaciosa en la playa de la vejez y, sentado bajo ella, cubierto por sus hojas abundantes y frescas, pasadas de sol y de humedad aprendí a conocerme y a ser yo mismo.

Cuando en mis llegadas al faro la acariciaba, con predilección mal disimulada, sus ramas, vencidas por el peso del fruto, me traían el verso a mi alma y la compañía a mi corazón...

Pasados los años, a veces, se me presenta, en horas de soledad, más generosa y más humana que nunca para llamarme a descansar, a la paz de su presencia, como el término dulce y deseado a mi viaje por la vida."

Foto: Faro de El Picacho (Diego Lopa)


Nunca hablamos de deportes en nuestro blog pero esta semana me permitireis que haga una excepción. Lo que hizo el ESPAÑA la noche del domingo 11 de Julio quedará para siempre en la retina de los que sufrimos ante el televisor para acabar gozando con el triunfo. Que alegría ver a la gente en las calles y los pueblos de ESPAÑA sacando la bandera de nuestro país y presumiendo de ser ESPAÑOL... Pero que pena necesitar un triunfo deportivo para que hagamos gala de ser ESPAÑOLES.

Además, el gol de la fotografía lo tuvo que marcar un futbolista que representa la cercanía, la bondad y la humildad en ese mundo de divos que se ha convertido el deporte pofesional. Un buen y gran tipo: ANDRÉS INIESTA. A repetir en Brasil 2.014...
Hasta dentro de un par de semanas. Un fuerte abrazo de vuestro amigo
DIEGO LOPA