viernes, 26 de junio de 2015

MIS SUEÑOS EN 39 COLORES

Vuelvo hoy a las páginas llenas de sensuadad de mis SUEÑOS EN 39 COLORES y lo hago de la mano del Sueño en color TIERRA SEVILLA, con foto de Jorge Lázaro.  Diez minutos por favor... Diez minutos pedidos con la visión de fondo del amanecer entre los olivos de la sierra sevillana... Diez minutos por favor...



IX. SUEÑO EN COLOR TIERRA SEVILLA




                 “Diez minutos, por favor…”  Me decías con la voz borrosa del despertar.   En mi sueños, cuando recuerdo esos amaneceres entre campos de olivos junto a ELLA,  la percibo como la aparición de una imagen, velada por la semiinconsciencia de las últimas brumas, iniciando el regreso desde un sueño cargado de deseos y de vagas figuras que resucitan, entre el olor dulce de nuestra piel, después de una gloriosa noche de amor. Mis caricias eran a veces  trémulas y temblorosas por si ella no despertaba.  Otras, la mayoría, sensuales buscando lentamente el dulce y tierno resurgir de unos sentidos puestos a reposar en el fondo de los innumerables abismos hasta donde caíamos empujados por la pasión que, siempre, acompañaba a nuestro amor.  


               “Diez minutos, por favor…”   Diez minutos que nunca respeté. Sabía que si te acompañaba en el regreso a  la realidad con caricias suaves, casi perdidas, como besos robados por el viento de cualquier esquina, tu cuerpo se estremecería como un racimo de uvas en septiembre. Sabía que si sentías mis dedos seguros caminar sobre una piel, la tuya, que conocían por haberla  recorrido golosamente durante miles de kilómetros, experimentarías la misma satisfacción del escenario sobre el que un bailarín danza sin apenas rozar las tablas. 


               “Diez minutos, por favor…”   Y sonreías con la inocente dulzura de la hembra hecha mujer que se siente niña al enamorarse en la madurez. Entonces, lentamente,  llena de sensualidad, comenzabas el regreso hasta mi realidad, una realidad que estallaba entre tus manos cuando al sentir la quemante fuerza de mi mirada en tu espalda, te girabas y subías a bordo de la goleta en que viajaríamos juntos…


               Zarpábamos apresurados, desde la calma,  para embarrancarnos en las dunas de la pasión que nos iban rodeando, la nave avanzaba sola, como conociendo el camino y conociéndonos a nosotros, conociendo nuestras cartas de navegar  y la dirección hasta el puerto donde queríamos varar. Cuando en un último esfuerzo, lleno de ternura, pasión, cercanía y placer atravesábamos juntos, y a la vez, el rubicón de nuestro amor, entrábamos plácidamente en un espacio donde el reloj deja de marcar los minutos.


              Allí, cansados, felices, empapados el uno del otro, los dos cuerpos fundidos en uno solo, yo te miraba calmosamente a los ojos y te decía…


“Cuéntame un cuento…”

“¿Cómo lo quieres…?”, preguntabas felizmente extenuada

Y yo, mirando con calma mi vieja bandera amarilla, te respondía: Cuéntame un cuento que no le hayas contado a nadie…”




sábado, 20 de junio de 2015

ANTONIA MARÍA PERALTO

Antonia Maria Peralto no acaba de sorprendernos en su faceta artistica. Pintora de nacimiento, absolutamente vocacional, que encontró en la gama multicolor de su paleta una vía de escape para sus fantasías. Cuando desbordó los limites de los pinceles, buscó en el tórculo de los grabados y en el torno de la cerámica la continuidad de sus ensoñaciones.

Ahora se nos muestra con sus letras como la persona sensible, soñadora, desbordante de inquietudes y necesitada de fronteras más amplias para su arte. Nos deja un microrrelato, al que seguirán algunos más en su afán por consolidarse tras los pinceles, el tórculo y el barro acogiendo la palabra escrita para dar rienda suelta a sus inquietudes.




DOLOR



   El grito hirió el espacio, trepó las piedras desnudas, rozó las copas de los árboles, hasta perderse con un eco de hiel en un horizonte de perros  huérfanos de ternura. La luna, apenas entrevista entre los negros nubarrones de la desesperación, dejaba asomar algún rayo burlesco,  imperturbable al dolor.

  Envidiaba a los que moraban al abrigo de la tierra, porque ellos nada oían, nada sentían, no podían morir cada día un poco porque ya estaban muertos.   

   Piadosa mortaja la noche negra, que  el rayo lunático se empecinaba en negarle.

   Fulgor de estrellas a las que no alcanza a  estrangular con sus manos desnudas.

  Tú piel yace contra otra piel, no es tú culpa, si mi locura, me desgarro en lo más profundo, hiero la superficie y vierto mi flujo en la espera, casi siempre inútil, de tú regreso.

viernes, 19 de junio de 2015

ÚLTIMO CAFÉ

Dadas las numerosas peticiones que me efectúan amigos y seguidores de ÚLTIMO CAFÉ, desde que inicié las reposiciones cada domingo en mi cuenta de facebook, os dejo este enlace donde están las 69 entrevistas que pasaron por el programa de HuelvaTv, en el podreis encontrar las que deseeis visionar sin que por ello deje cada domingo de incluir una en facebook.

Todo el tejido social de Huelva ha pasado por el programa: Escritores, actores, toreros, deportistas, la Universidad, la iglesia, la Semana Santa,  la sanidad, la enseñanza, la política, el mundo del flamenco sin que falte gente corriente pero interesante... y siempre todos a corazón abierto desde la cercanía y la complicidad.

 http://www.huelvatv.com/index.php/a-la-carta/ultimo-cafe



miércoles, 17 de junio de 2015

FELICIDAD BATISTA

Hoy este blog tiene hoy  la inmensa fortuna de contar con la generosidad de mi querida amiga, la escritora canaria, Felicidad Batista, que me honra con un microrrelato.

Felicidad, que recientemente publicó "Los espejos que se mirán",  tuvo la amabilidad de hacer que un ejemplar cruzase el Atlántico hasta varar en mi biblioteca junto a su cercana y afectiva dedicatoria y sus otros libros que reposan en mi casa.

Su blog www:1929buenosairescafeliterario es un recomendable rincón donde sus letras se ofrecen generosamente a los lectores. Lo recomiendo sin ninguna duda a quienes amamos la literatura.

Os dejo su colaboración titulada "Cada mañana"




Cada mañana

Felicidad Batista



Aparece al amanecer como llegan las buenas o malas noticias: entre las tinieblas que huyen de la noche y los impetuosos rayos de sol que deslumbran.

Sorprende a Manuel ajustando las cinchas de la montura de Coliseo, su fiel alazán. Trajano, Vespasiano cuando el amo está beodo, mueve la cola sin ladrar. Ella se acerca por el camino de tierra que custodian dos hileras de palmeras. Su traje rojo de lunares blancos ceñido a la cintura, flamea como una bandera de señales. Flota sobre zapatillas escarlatas de tacones de aguja y, en la mano, una maleta de madera y cartón. Se detiene frente a Manuel.

Regreso insinúa una leve sonrisa carmesí.

Manuel clava la mirada en el colgante de arcilla que se balancea entre sus pechos. Una espiral que él modeló y colocó sobre su cuerpo desnudo, cuarenta años atrás.

La casa se demolió hace tiempo le responde cansino.

Ella se encoge de hombros y señala la puerta entreabierta.

Está ahí.

Esa, es la otra. La que se construyó después de tu marcha y está deshabitada.

Arquea las cejas, lo besa en los labios, se gira y Manuel, cada mañana, la ve alejarse bajo las palmeras, escoltada por Trajano.

Él acaricia las crines del viejo caballo.

Ella ha olvidado que la casaron con otro y yo, amigo Coliseo, siempre la contemplo en el último día que hicimos el amor.


martes, 16 de junio de 2015

HOJAS SUELTAS



En mis años de Bachillerato, teníamos un rincón situado en El Conquero, detrás del instituto, al que llamábamos "mi casa" donde acudíamos en momento de bajones o de necesidad de soledades del alma tan proclives en los años del comienzo de la juventud. Estaba situado justo encima de la Plaza de Toros y quise dedicarle este capítulo de mis HOJA SUELTAS al que titulé: BANDADA




                                  Por el callejón del instituto que agonizaba en su empinada estrechez, llena toda ella de meandros de lluvia y de higos chumbos,  llegaba hasta el cabezo sobre la Plaza de Toros, donde tantas veces vi el cielo en el alto telón de fondo de mis descansos bajo los pinos.
                                  Allí, sin más compañía que las bandadas de golondrinas, benditas amigas  sin fechas fijas, me siento uno más entre ellas y me veo viajando sin dinero y sin valijas, abriendo las alas de mi fantasía para unirme a la felicidad de ellas que, sin entender de idiomas ni de fronteras,  comen en cualquier parte, se bañan en cualquier estanque y aman al amor sin nombre…
                                  Bendito amor que todos buscan tras lejanas conquistas y que yo tengo aquí por mío en la diaria y cercana sencillez de mis amigas las golondrinas…


sábado, 13 de junio de 2015

FOTO DE PORTADA

Hoy he cambiado mi foto del perfil en las redes sociales por esta que os dejo. Tomada esta semana durante la presentación en la Biblioteca Ptovincial de la última novela de la escritora NEREA RIESGO: Las puertas del Paraiso.
Me ha encantado, sobre todo, por estar enmarcado por dos símbolos que amo: La bandera de mi patria ESPAÑA y la de mi Comunidad ANDALUCÍA, tan cargada de historia como la primera y que aparece en la novela en sus albores con la conquista del Reino de Granada.
La foto, tomada desde el afecto personal, es de mi amigo Antonio Segundo Vilas.


SEFI CÁRDENAS

Me sorprende al abrir la administraciòn del blog comprobar que hoy ha recibido 302 visitas, no deja de sorprenderme la evoluciòn del blog del que hace 12 días anunciamos la visita 70.000 y hoy hemos pasado de 71.424 y, como siempre, de los paises más inesperados. Una satisfacción que los contenidos que comparto tengan tan amplísima difusión. Y mi reconocimiento a las amigas que colaboran en este engrandecimientos del alcance de mis colores rosa y amarillo.

Hoy viene a nuestras esquinas SEFI CÁRDENAS otra poetisa que, desde la profundidad de unos ojos de vértigo, no deja de sorprendeme con su exquisita sensibilidad. De su mano os dejo con estos versos.

SEFI
De almas, vidas y muerte.


Sangran las almas errantes,
testigos mudos del duelo
de un óbito penetrante
que te recuerda constante:
Nada en la vida es eterno.
Y guerrean vida y muerte
con armaduras de cuerpos,
y en ese reto inclemente
se sabe quién vence siempre
que es la Parca y su derecho.

viernes, 12 de junio de 2015

CANAL SUR RADIO






https://youtu.be/p-WYkejdhQU

REUNIÓN DE ARTISTAS DE HUELVA.



Una maravillosa noche rodeado de artistas y de amigos en la presentación de Nerea Riesco y su novela Las Puertas del Paraiso. Escritoras como Carmen Palanco, Carmen Martagón Enrique, Sefi Cárdenas Cumbreras, María Luisa Domínguez Borrallo, el cantautor Nicolás Capelo, el actor Paco Velazquez Suarez, la pintora Antonia Maria Peralto Perez y la imprescindible mano derecha en la Biblioteca Lourdes Fdez Letras. Todos junto a Nerea Riesco y mi nieta Valentina que se ha portado maravillosamente.

jueves, 11 de junio de 2015

MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Esta mañana en CANAL SUR RADIO charlando con RAFAEL ADÁMUZ sobre la presentación esta tarde de la novela LAS PUERTAS DEL PARAISO de la novelista NEREA RIESCO.

Con MANOLI CHICO en su programa diario "La mañana de COPE" charlando sobre la presentación esta tarde de la novela.

miércoles, 10 de junio de 2015

Un amor imposible en la España de la Reconquista · Huelva · Andalucía Información

Un amor imposible en la España de la Reconquista · Huelva · Andalucía Información

CARMEN MARTAGÓN

Recibo esta maravilla de versos de mi amiga la poetisa Carmen Martagón, su propia explicación es la mejor de las introducciones.
"Buenos días Diego, como quedamos te envío unos versos para incluir en tu hermoso blog. Espero que te gusten. Son muy especiales para mí, la foto la hice en Vilaverde de Ficalho Portugal, cuando asistí al encuentro de Poetas Arábigo Andaluces con Miguel Hernández. La señora de la foto se acercó a nosotros para contarnos que había sido testigo de los asesinatos, junto a su casa, de varios españoles que huían de la Guerra Civil. Hacía calor y ella absolutamente tapada y vestida de oscuro, nos contó también que toda su vida había vestido de luto o medio luto. Es un poco triste, pero la realidad de muchas vidas.

Gracias y un abrazo grande"




Medio luto

De luto o medio luto se visten las tristezas,
las arrugas del alma se esconden tras las ropas,
los horrores vividos por los años pasados,
por nacer en un tiempo dónde nada fue fácil.

Tu mano que se agarra a éste tronco de vida,
a esas notas que suenan en las voces que callan,
agarrada a esa guerra que te tocó enfrentar
y aferrada a los años, viendo el tiempo pasar.

No es tanta la memoria que guardas de otros tiempos,
el correr de los días te ha ayudado a olvidar,
se olvidan las tristezas, los dolores y el miedo,
porque la vida obliga, porque es sano olvidar.

Cubierta por entero, no sé si por el frío,
si por esas costumbres que aprendes día a día,
si por esos que marchan para no volver más,
cubiertas las arrugas, las canas y los sueños,
cubierta en la trinchera que te tocó luchar.


Texto y foto: Carmen Martagón ©

martes, 9 de junio de 2015

BOOKTRAILER DE LAS PUERTAS DEL PARAISO

https://www.youtube.com/watch?v=PQ8rp2o5r04

sábado, 6 de junio de 2015

PRESENTACIÓN LAS PUERTAS DEL PARAISO




Para el JUEVES 11 de JUNIO os recuerdo que tendré el honor de acompañar a la periodista y escritora NEREA RIESCO, traducida a 12 idiomas, con motivo de la salida de su última novela LAS PUERTAS DEL PARAISO.
Un honor que nos visite, como ya hizo el pasado año, con motivo de la presentación nacional de TEMPUS.
La fascinante historia de un hombre y una mujer que se amaron por encima de credos y fronteras en una época, finales del siglo XV, marcada por la intolerancia y el afan de conquista.

jueves, 4 de junio de 2015

CARMEN PALANCO


Mi querida amiga la poetisa Carmen Palanco vuelve para pasear entre la esquinas en rosa y amarillo del blog. Un placer contar con sus colaboraciones. Gracias amiga Carmen.





Otro cáliz,
otro cuerpo preso
del paso que mancilla a las flores
de un rincón olvidado
por el beso.
Qué será mi estrella
que vive junto a un mar de humores,
de lágrima que rasgan
lo que la soledad impone.
Y es la muerte el preso que se va
y es la vida la herida que está
sobre la luna nueva
que no se puede sacrificar
por mucho que afine la oscuridad
y la opresión quiera.
Es mi estrella
polvo y mina si te ve llorar,
sentencia que se sabe acabar
cuando te abrazo mientras germinas.
Otro cáliz de piedra
en tu mirada de nube que arrecia,
otro cáliz que no se puede alejar
sin sentir lo que la aguja
debe punzar.
Es mi estrella
frágil como el cristal
que no concibe la pena en otro cuerpo
ni en su mitad.
Veo el fin
y el principio circulado…
sin sentencia,
ni homicidio del bien inmaculado.
Qué será de mi estrella…
océanos de llantos
de otros cuerpos mutilados.
Yo veo verdear la esperanza
latida entre los escombros silenciados,
esa también es mi estrella
y la encomienda prometida
que debe mi naturaleza a tu vida.
Dale al asfalto una espiga
y el pan aliviará la fatiga
que por muy dura que sea la coraza muerta
la existencia siempre encuentra la hendidura
con la que se hará una puerta
por dónde cabrá del cielo su hermosura.

MCP*



lunes, 1 de junio de 2015

MARIA LUISA DOMÍNGUEZ Y MIGUEL HERNÁNDEZ



Del Rosa al Amarillo abre nuevamente sus esquinas a una querida poetisa María Luisa Domínguez Borrallo. En esta ocasión vuelca su sensibilidad en recuerdo de un grande como Miguel Hernández. Reproduzco integramente lo publicado en sus redes sociales.

"Esta es la celda donde pasó sus primeros días de Cárcel Miguel Hernández, se encuentra el Rosal de la Frontera. En la imagen el alcalde de la localidad y yo depositando un ramo de flores en la cama donde una vez durmiera el poeta.

Este poema fue mi aportación para las Jornadas que se celebraron en su honor"

A MIGUEL HERNÁNDEZ
BUSCANDO LA PALABRA LIBERTAD
¿Quién segó tu voz,

 tu pluma en llamas
 muriendo cada día
 poco a poco al despertar?
El silencio durmiendo
en la carcoma.
¿Quién arrancó de tus entrañas
tus alas, tus auroras? 
La libertad durmiendo
en ningún lecho.
Y en el latido de tu pecho
hay amapolas,
las que fuiste
plantando en cada verso,
en el trigal del tiempo
entre las olas.
No huele a mar
huele a cebolla,
a serrucho cortando
libertad.  
Los sueños tras los barrotes
de la cárcel tiritan,
son azotes  
Se marchita la vida en la ladera,
y tú con poco más de treinta años
desesperas.  
Te vas de nuevo a otra trinchera
buscando la palabra libertad.

 María Luisa Domínguez Borrallo ©