miércoles, 29 de julio de 2015

MARIA LUISA Y JORGE

Cuando estos dos amigos llenos de arte, María Luisa Domínguez Borrallo y Jorge Lazaro, conjugan sus habilidades y funden en un abrazo versos y fotografía, nacen maravillas como esta que os dejo bajo el título POR FALTA DE PRUEBAS




POR FALTA DE PRUEBAS
 

Que tu cuerpo me busque
entre sábanas marchitas.
 
Que recuerdes el liguero
 que travieso se dejaba entrever
 y que ya tú habías adivinado
Que tu paso por otras camas
te aprieten el pecho y los vacíos.
Quiero que sueñes con mi cintura
pequeña bajo tus manos,  
con las medias que destrozaste
a golpe de prisas y de deseo.

Quiero que los besos encarcelados
se manifiesten, que pidan sus derechos,
que conquisten mi boca.
Que las caricias retenidas salgan
en libertad por falta de pruebas.
Que dispares a matar cuando me mires,
que en el banquillo de los acusados
El amor y el sexo venzan.
Y que el psiquiatra que te atiende
te diga que no estás loco,
que solo te enamoraste de mí,
y que te estás resistiendo...
 

María Luisa Domínguez Borrallo ©
(Vamos a contar mentiras o verdades)

lunes, 27 de julio de 2015

HOJAS SUELTAS. LAS MADRES



Continúo con mis HOJAS SUELTAS referidas a mis vivencias de infancia en el faro del Picacho, en esta ocasión quiero recuerdar el reverencial temor que me producian las aguas negras de LAS MADRES y su destartalado puente de viejas maderas. La foto es de Manuel González Flores




                                                XIII.- LAS MADRES


                             Cuando sentados al fuego en las frías noches de invierno navideño, la abuela Milagros me contaba historias, siempre le pedía que volviese a repetir la de las Madres…


                             Las Madres que escalofrío cuando oía su nombre…   Las Madres… y que silencioso temor al pasar sobre su destartalado puente de maderas negras y carcomidas,  mientras veías sus aguas turbias mirarme desde el fondo.


                            Decía la tradición que un pastor buscando una cabra perdida, se había adentrado en una noche de luna llena en las charcas de la ciénaga de las Madres y que allí, aprisionado por fuerzas invisibles, tuvo una muerte lenta y horrible.    Esa misma tradición recogía que sus lamentos se volvían a escuchar cada vez que la luna era llena y se reflejaba en sus aguas negras y sucias.


                            En mi infantil y fantástica mente, el grito del pastor se repetía una y otra vez, entre las paredes altas y húmedas del faro y durante mucho tiempo, asocié la llamada lastimera del pastor, con el sonido metálico de los cencerrillos que llevaban las cabras, cuando esto sucedía al atardecer entre las primeras sombras, una extraña desazón se apoderaba de mí, entristeciéndome y dejándome aún más en soledad,  una soledad que, solo desaparecía, cuando con paso que comenzaba veloz y acababa en carrera, cruzaba el patio del faro y me iba junto a mi amiga la vieja morera de la puerta principal



domingo, 26 de julio de 2015

HUELVA BUENAS NOTICIAS

Mi querida amiga, la periodista Mari Paz Domínguez, publica hoy en el digital Huelva Buenas Noticias un reportaje titulado "De Foto Baez a la confitería La Victoria pasando por El Barato... Los comercios que marcaron una época en Huelva" al que he prestado mi colaboración en forma de fotografías acompañadas de mis recuerdos y vivencias de una época que hoy recordamos en sepia. Muy recomendable para los amantes de pasado cercano de nuestra ciudad.

CARMEN MARTAGÓN

Mis recuerdos del faro del Picacho, que he  venido publicando estos días, hace que de la mano de  Carmen Martagón os regale hoy este hermoso poema titulado "Preso del mar y de la tierra" con el faro del Rompido como telón de fondo en una extraordinaria fotografía de Rocío Escudero.





Preso del mar y de la tierra 

Viejo faro olvidado, guía nocturno que mira al mar, luz incansable, que alumbra más allá del horizonte; bañado por la sal de las olas, protagonista de novela negra, testigo de intrigas, naufragios y soledades.
Compañero de sirenas, guía de barcos varados,
salvador de navegantes sin rumbo,
espeleólogo de ninguna caverna,
lugar de encuentro donde rompen las olas.

Testigo de amor y desamores,
de encuentros furtivos en las madrugadas,
de risas de niños, llantos de madres, sueños y esperanzas.

No le asustan las más duras tormentas,
no le detiene más que la luz del día;
en las noches oscuras y siniestras,
alcanza su luz más allá de los vientos,
más allá del mar que le tiene preso,
más allá de la tierra que le fija. 


Carmen Martagón ©


sábado, 25 de julio de 2015

VELADA LITERARIA


Este pasado jueves, en el Patio de San Francisco en Isla Cristina, tuve el honor de acompañar con la lectura de sus poemas a mi querida amiga María Luisa Domínguez Borrallo que, de la mano de Augusto Thassio, presentó su poemario "No le pongas nombre al olvido". Una delicia para los sentidos.
Acompañó la presentacion la voz del cantautor Nicolás Capelo recien salido su último trabajo "Palabra de mujer", donde viste con su música los versos de poetisas cercanas a su sensibilidad.
Sin duda mereció la pena pasar por tan emblemático lugar para tratar de encontrar... algún nombre para el olvido.



Durante la presentación del poemario de mi querida amiga María Luisa, "No pongas nombre al olvido", mientras leo este precioso poema que me enamoró desde que lo conocí, su titulo "Llamarse Penélope" y sus versos ahí quedan para engrandecer la poesía.

Dame un motivo para quedarme,
para seguir tejiendo poemas
en tu nombre. Para deshacer la rima
y fingir que la he perdido y la busco
cada noche.
Dame un motivo para no mirarme
en otros ojos que no sean los tuyos.
Dime que te sigues llamando Ulises,
que volverás para yo seguir siendo Penélope.
Dime que no importa el tiempo,
dame tu reloj de arena para obsequiar
a mis pretendientes.
Dime que volverás para no marcharte.
Se seca la tinta, el papel amarillea
y yo no escribí un soneto...
Qué difícil es esperar mientras te esperan,
que difícil es llamarse Penélope.


Gracias María Luisa

viernes, 24 de julio de 2015

HOJAS SUELTAS. AMANECER EN EL FARO

A la vista del éxito de comentarios y visitas que han tenido mis anteriores publicaciones sobre mis vivencias  en el faro del Picacho junto a mi querida abuela Milagros, mis tíos y prim@s os dejo estas impresiones de mi primer amanecer en el faro en cada visita.



                                                     X.- AMANECER EN EL FARO


                              La primera mañana todo tenía un sabor distinto, aún quedaban las últimas gotas de rocío cuando marchaba con Curro hasta la higuera que crecía junto al molino, en el camino de la bajada a  la playa, tocaba los higos con amorosa torpeza, para ver de alcanzar los más maduros que luego me comía camino de la alberca… pequeña, encalada y para mí, llena del misterio que me producen las aguas oscuras.


                             Después de la comida marchaba, involuntariamente seguido por Sultán, hasta el huerto de mi tío Valeriano, antes me detenía despacioso, contagiado por el sopor de la hora, en la cañada de la batería, con su herrumbre perpetua, aspirando el frescor líquido del pequeño arroyo, luego seguía, con el perro correteando tras de mí, para enfrascarme en la humilde tarea de sentirme útil, viviendo el inocente trabajo de la recogida de tomates.


                             En el atardecer, sentado bajo un cielo preñado de estrellas que se insinúan con tímidos guiños, escucho por enésima vez, de labios de la abuela Milagros, la historia del bombardeo del “Cervantes” y la voladura, precisamente la noche de Santa Bárbara, del polvorín de la batería…

domingo, 19 de julio de 2015

HOJAS SUELTAS. LA MORERA

Hace un par de día os regalé una de mis HOJAS SUELTAS referida a mis viajes al Faro del Picacho donde vivía mi inolvidable abuela Milagros. 
Un grandísimo personaje, como hombre y como pintor, mi querido amigo, gloria de Moguer su pueblo,  Pedro Rodríguez me mostró su sensibilidad refiriéndose a mis letras, paridas hace más de 30 años y se referia a LA MORERA, no sabe bien Pedro que la morera era mi debilidad y mi confesor.
Hoy triste y aburrida, sin  duda añorando el mar de pinos que la ahogaba en el altozano frente al mar, rodeada por bloques de cemento, con toda seguridad que recordará mis tardes en soledad sentado a su sombra, regalándole mis sueños juveniles.
La foto ya recoge el inicio de su declive con hilos de tristeza colgando de sus ramas vencidas por los años.



                                                        XI.- LA MORERA




                           Cerca del faro, una sola morera, vieja y rotunda, pone la sombra fresca de su verde oscuro en el camino pedregoso que, bajando a la playa, se deja ver entre el molino y la alberca.


                              La palabra rotunda le cuadra como al infinito, como al mar o como a la soledad…         Yo la veía, verano tras verano, embarrancando despaciosa en la playa de la vejez y sentado bajo ella, cubierto por sus hojas, abundantes y frescas, pasadas de sol y de humedad, aprendí a conocerme y a ser yo mismo.
 
                             Cuando en las llegadas al faro, la acariciaba con predilección mal disimulada. Sus ramas, vencidas por el peso del fruto, me traían el verso a mi alma y la compañía a mi corazón. 

                           Pasados los años, a veces, se me presenta en horas de soledad, más generosa y más humana que nunca, para llamarme a descansar a la paz de su presencia, como el término dulce y deseado a mi viaje por la vida…



viernes, 17 de julio de 2015

HOJAS SUELTAS. MIS VIAJES AL PICACHO.

Vuelvo hoy con otra de mis HOJAS SUELTAS, recuerdos de mi infancia sin duda coloreados por la distancia de los años, pero míos en lo más profundo de mi corazón.

Durante años el faro de El Picacho, donde vivia mi abuela Milagros, fue el objeto de mis sueños y fantasías allí, en mis visitas, me sentía un niño feliz sentado en la terraza más alta de la torre, desde donde daba rienda suelta a mis ensoñaciones de niño fantasioso. Hoy os dejo la titulada VIAJE AL PICACHO.



                                                IX.-  VIAJE AL PICACHO


                     Para mí,  era un puro júbilo cuando en verano íbamos al faro a ver a la abuela Milagros. En mi mente infantil el faro, era sinónimo de aventuras fantásticas, de noches de temporal y de historias llenas de mar y de distancias…


                     Era la viva imagen de la impaciencia cuando marchábamos en la destartalada camioneta o en la barca del Tiro hasta Palos allí, a veces, pasábamos la noche en la casa de La Peana, donde la tía Regina, para luego madrugar y esperar en la esquina del Ayuntamiento la llegada de Carretero con el coche del Puerto.                   
                       Que febril ansiedad por el camino rojizo de grava  y que miedo al llegar a las Madres con su viejo puente de madera y sus leyendas de ahogados en noches de luna llena  para presentir, con la vista fija, el final de la curva y poder divisar la cúpula del faro.    Primero eran los destellos del sol que reventaban en ella, como una granada en sazón y luego la línea del mar…  Difusa al comienzo, firme después, acompañada del trinar de pájaros perdidos y del olor a romero, a retama, a jara, a pinos, a  albahaca…


                     Yo este tramo, lo pasaba en éxtasis de excitación que, solo se rompía, cuando al volver el coche la esquina del faro, veía a la abuela vestida de negro, con su velo, sentada al pasar de los días, junto a la sombra de la morera…


jueves, 16 de julio de 2015

VELADA POÉTICA EN AZAHAR


Esta semana hemos tenido en AZAHAR, mi casa,  una maravillosa tarde noche de entregas poéticas y vivencias llenas de arte. Nicolas Capelo, cantautor que ha musicado poema de poetisas amigas en su trabajo presentado hace unos días PALABRAS DE MUJER. Nos acompañarón las voces, los versos, los relatos y las emociones del alma de María Dolores Borrallo, con su recién editado poemario NO LE PONGAS NOMBRE AL OLVIDO, Sefi Cárdenas, Carmen Martagon, Carmen Palanco, Antonia María Peralto y yo mismo 

Unas horas inolvidables acunados por la cercanía del mar y sus sonidos... Habrá que repetir


domingo, 12 de julio de 2015

ANA CARO

Ana Caro es otra  mujer de las que están sembrando el blog con sus colaboraciones, poesía, microrrelatos y, sobre todo, con una manera diferente de acercar sentimientos a los lectores de las esquinas en rosa y amarillo del blog por parte de estas amigas que me honran con su amistad.

Ana ha publicado recientemente su primer libro de cuentos, una ópera prima con el sugerente nombre de "Piruleta y cuadritos en el castillo de los triángulos" que ya camina por su segunda edición. Ana es Maestra de Educación Infantil y volveremos a tener la suerte de contar pronto con sus letras.

Hoy nos deja un microrrelato titulado LA NIÑA SOLA. La foto es mía desde la terraza de mi AZAHAR.




Lucía, pensaban todos, siempre está sola. Pero se equivocaban, Lucía tenía una amiga, una amiga que nunca la dejaba sola , La seguía a todas partes y sólo a ella le contaba sus cosas, lloraban y reían juntas.  Pero algo extraño sucedía.
Cuanto más chillaba subida en lo más alto, Lucía no lo podía soportar y se quedaba dormida.
Sólo jugaban a ratos, pero era su mejor confidente amiga . Les gustaba jugar al escondite,  los días que había nubes.
Lucía cuando la encontraba, le llamaba ...Tuna!! aunque ella siempre supo que su nombre era ... LUNA.


Ana Caro     2015

jueves, 9 de julio de 2015

JOAQUÍN JOSÉ FERNÁNDEZ

Hace 4 años mi querido amigo Joaquín publicó en este mismo blog una colaboración y el mismo se presentaba con estas palabras que rescato del pasado prologadas desde mi cercanía personal.

Decía entonces... Con una indisimulada satisfacción recojo hoy en el blog la colaboración de JOAQUÍN JOSÉ FERNÁNDEZ DOMÍNGUEZ, mi conocimiento y afecto, desde hace muchos años, hacen que me sienta orgulloso de su trayectoria y amistad personal. El nos facilita de manera resumida su propio camino con el que se autopresenta a nuestros lectores. Os dejo de su mano...

"Soy Joaquín José Fernández Domínguez, onubense, Profesor del Departamento de Filología Inglesa (Lengua Inglesa) de la Universidad de Sevilla. Formado también en la Universidad de Harvard y en la Universidad de Dublín, Trinity College. Gran aficionado al cine, la música y el mundo de los libros, poseo varios blogs en los que escribo sobre dichos temas."

Y yo añado, con una afición al cine y a la música de los 50/60/70 que a veces me pregunto como puede vivir esos recuerdos tan intensamente si aún era un proyecto personal.

Hoy en su reentrada al blog nos deja esta muestra de su sensibilidad



SIN LLAMAR A LA PUERTA

Un día de tantos,
sin llamar a la puerta,
entraste de nuevo en mi vida.
 
Eras la misma, 
 aunque extrañamente distinta a la vez.  
Conservabas el imperceptible halo
de la belleza esencial. 
ahora lacónico rocío
desleído sobre los pétalos,
de una rara flor,
en inútil pugna por atenuar
la cadencia de su marchitar.
Atravesaste fugaz el umbral
de mi gregaria existencia
como el pasado,
conjeturando rutas futuras,
hace escala técnica en el presente.
El presente,
instante de instantes,
nunca rendirá cuentas
a la tierra que pisamos
ni al cielo que nos alberga;
hallarlo no podríamos
ni aunque se nos concediese
bosquejar el universo
en su más remoto confín.
Aquí y ahora,
haciendo de nosotros morada.
En mi particular presente
preservarás siempre intacta,
blindada al frío y al calor,
a la helada y a la sequía,
toda tu radiante hermosura primera,
todo el esplendor en la hierba
de tu eterna juventud.
[Joaquín José Fernández Domínguez]


martes, 7 de julio de 2015

ANTONIA MARÍA PERALTO


Antonia María Peralto, nos regala un microrrelato cambiando el diapasón de sus anteriores escritos para dejar una simpática pincelada llena de color y de MIRADAS...


   Cuando nuestras miradas se cruzaron, me gustó el color verde de sus ojos, alguna arruguita reidora en sus contornos, su chaqueta desestructurada de color azul claro. Pero, sobre todo, me conquistó su mirada hipnotizada en el último botón de mi escote que yo había liberado de la atadura del ojal.

  Recordé que también estaban libres los últimos botones de la falda y entonces cruce las piernas con lentitud, con toda la lentitud del mundo,  hasta atrapar su mirada que bajó al son que le dictaron mis movimientos.

  Ahora pensé, quiero que suba hasta mi boca, sorbí lentamente el batido tropical, coronado por una sombrilla de colores y pasé mi lengua por los labios saboreando todo el néctar. Su mirada subió de las piernas hasta la boca, con parada y fonda en el escote.

  Lo miré retadora y le regalé una sonrisa de despedida, a pesar de todos mis coqueteos estaba segura que nunca me seguiría porque, mientras yo me alejaba, una manita pequeña le tiraba de la manga para sacarlo de su estado hipnótico, mientras le gritaba.

  — ¡Abuelo quiero un zumo de piña! ¡Ahora mismo!.

sábado, 4 de julio de 2015

MARÍA LUISA DOMÍNGUEZ BORRALLO

María Luisa ha sido uno de los descubrimientos que en los últimos meses he encontrado en el dulce camino de la poesía. La suya es fresca, natural, cercana y a veces me pregunto como puede, en tan pocos versos, decir tanto...
Amo tus versos María Luisa.




WENDY YA NO AMA A PETER PAN

El último cigarro del paquete.
El último café de la mañana.
El adiós definitivo.
Ya no hay roce de tu pelo ni pestañas.
Los versos intactos.
La boca que ya no espera otros labios.
El semáforo en rojo.
La vida sin montera ni prisas.
El cielo sin pájaros.
Wendy ya no ama a Peter Pan.

CUÑA UNIRADIO DEL PROGRAMA

Me aparece en los archivos de Uniradio esta cuña sonora anunciando el programa DEL ROSA AL AMARILLO, os la dejo como pura nostálgia de la radio.

video

miércoles, 1 de julio de 2015

CICLO DE CINE MUDO


Los amigos del Café-Bar Alcaravan de Ayamonte me envían la programaciòn de su ciclo de cine mudo que se desarrollará todos los miércoles de julio y agosto.
Prometo mi asistencia siempre que me sea posible, hoy lo será. Una manifestación más de cultura en un pueblo que la ama especialmente y que me encanta visitar porque me encuentro como en casa.