miércoles, 18 de abril de 2012

NOTICIAS Y COLABORACIONES EN ROSA Y AMARILLO

Hola amigos/as del blog. Os traigo mis actividades de esta última semana y os presentaré la colaboración de una mujer que se decide, desde su intimismo, a sacar a la luz una pequeña parte de sus sentimientos hechos poesía. Gracias por hacerlo desde nuestras páginas en ROSA Y AMARILLO.

El pasado jueves compartí toda la mañana con un grupo de aspirantes a Técnicos en Información Turística y que cursan sus estudios en ASEMPE. Me pidió su profesor D. Manuel Cárdenas que les diera una conferencia sobre el tema William Martin "El hombre que nunca existió" a lo que accedí gustosamente. Se completó la parte académica con una presentación en PP sobre el tema y la proyección del cortometraje OPERACIÓN MINCEMEAT. Luego nos trasladamos al cementerio de La Soledad donde junto a la tumba del Mayor Martin amplié detalles, enigmas, misterios y teorías, saciando la curiosidad que me fueron presentando en forma de numerosas preguntas. Finalizó la mañana con un visita al cementerio inglés. Confieso que me sorprendió gratamente la atención, curiosidad y afecto con que siguieron todas mis explicaciones.

El sábado lo aprovechamos los miembros del grupo AYER Y HOY, HUELVA Y SUS PUEBLOS, amantes de la historia de nuestra provincia y de la fotografía, para efectuar una visita a Minas de Riotinto "El corazón de la tierra". Visita al Museo Minero, al barrio inglés de Bellavista y un magnífico recorrido a bordo del tren turístico que nos destapó unas imágenes realmente impresionantes por su belleza. Después del almuerzo visitamos la Mina El Hierro y su corta a cielo abierto, amenizada con un improvisado concierto de gaita. Una gozada. En mi página personal de facebook, teneis amplia información gráfica de ambos eventos. Disfrutadlos...


Hoy traemos a nuestro blog la pluma muy personal de una mujer que ama la poesía, que ama sentir, vivir, soñar y que expresa sus sentimientos para élla misma o sus amigos más cercanos.

Me dice desde los senderos de sus sentimientos: "Mi inspiración llega por si sola, como un flash que no puedo posponer, porque como tal se esfuma..."

"Puedo escribir desde el corazón, desde la pasión, desde el dolor, desde el interior... Llegar a recrear mil y una formas de amar, de sentir, de odiar, de fingir, simplemente de existir..."

Os dejo con HEVO en estado puro. Volveremos a verla pasear por nuestras páginas en rosa y amarillo. Bienvenida.


RECUERDOS...

Lo que hubiera dado por volver a recorrer aquellas calles.

A oler de nuevo su fragancia…

A buscar por las esquinas retorcidas de aquellas callejas la luz que guiaba al final de un atardecer.

El tiempo había pasado pero seguía recordando en su memoria ese lugar…

Esas paredes encaladas, ese blanco puro, esa sensación de frescor tras los muros gruesos de las casas.

Volver a escuchar el sonido del agua en la fuente.

El continúo goteo del grifo que mantenía la manguera en su extremo y refrescaba los adoquines

El olor a la tierra mojada, queriendo flotar como una nube de fragante dulzura sobre su alrededor.

Ese jazmín que desprende su aroma al paso de la brisa...mientras el caminante agita sus débiles ramas, bajo un suelo alfombrado de flores blancas.

Quiso volver allí por un instante, a la luz de una farola tenue, en la esquina de una casa azul.

A la sillas de enea junto a un umbral de patio, unas risas a media voz.

La calidez de la mano húmeda apretando la suya, cómplices las risas buscando un portal a oscuras donde robarle unos besos tímidos a unos labios tersos. La respiración agitada, nerviosas las caricias, dulces los susurros, cortas las palabras.

buenas noches, hasta mañana.

Verla como se aleja casi flotando sobre el calor de la noche, hasta convertirse en una sombra, un recuerdo.

Que no daría por volver….


Gracias por tu colaboración HEVO, las puertas del ROSA AL AMARILLO quedan abiertas a tu amistad.


Abrazos de vuestro amigo... DIEGO


martes, 10 de abril de 2012

MIS SUEÑOS EN 39 COLORES

Hoy quiero regalaros uno de mis SUEÑOS EN 39 COLORES. Está en tonalidad CARMÍN y es una hermosa historia de encuentros fugaces y apasionados, abrazados por el torbellino de las ausencias, los reencuentros y las despedidas.



Estuve esperándote en el mismo sitio donde lo hacía desde que nos habíamos separado meses antes, pero aún con el recuerdo húmedo en mi boca de nuestros últimos besos… Cada noche de luna llena, me sentaba entre la vegetación con los olores inseparables de aquél otro dulzón que nos rodeó la primera vez que, juntos, descubrimos que el amor placentero existía…

Cuando, por fin, apareciste, como un SUEÑO revivido, te vi enrojecer suavemente, te acercaste despaciosa, estiré mi mano y te toqué la piel nacarada de tu cuello a la altura de la oreja. Percibí como sentías que una sensación caliente te subía por las piernas y te ablandaba la voluntad, noté que cerrabas los ojos y que te estabas abandonando a mi cercanía. Te atraje con dulzura, te rodee con mis brazos… Hacía tantos meses que no estábamos tan cerca el uno del otro, que primero aspiramos nuestros nuevos olores, luego nos frotamos contra las pieles que también parecían diferentes a la que nuestros dedos conocían y más tarde nos miramos, sin podernos ver, por la cercanía de nuestros cuerpos que se entregaban calmosamente ansiosos el uno del otro…

Nos buscamos las bocas como mil veces lo habíamos hecho antes, aunque a los dos nos pareció una caricia que acabábamos de inventar… Desde ese abrazo lleno de cercanía, de ternura, de pasión y de deseo sentimos que las piernas abandonaban nuestras voluntades para caer juntos, lentamente unidos por la apretura de nuestros brazos, hasta rodar por el blando lecho de confidencias que nos ofrecía la naturaleza…

La luna recorrió toda su parte de cielo, pero nosotros no la vimos, entregados, como estábamos, en explorar para reencontrarnos con nuestras viejas intimidades, hundiéndose cada uno en el cuerpo del otro, hasta escuchar solamente el latido desbocado de sus propios corazones, mientras nuestras pasiones se amalgamaban juntas pero cada una dentro de los rincones del otro…

Sabíamos que deberíamos separarnos, como nos había sucedido tantas otras veces, y eso hacía que aprovechásemos todos los momentos para amarnos con desenfreno, pasábamos las horas junto a las veredas del río, sin notar ni el frío, ni el cansancio de tanto amarnos, cabalgando entre juncos, navegando entre estrellas y esperando el terremoto de cada momento en que la tierra nos temblaba a los dos a la vez…

Cuando apurábamos esos momentos, en una cruenta e inexorable cuenta atrás, como si fuesen los últimos de nuestra vida, disfrutábamos tanto de lo pasado como sufríamos por la injusticia de tenernos que separar una vez más… Era el momento en que se me llenaba el alma de sentimientos contradictorios y trataba de consolarme mirándote la inmensa profundidad de tus ojos claros a través de los que llegaba, sin dificultades, hasta tu corazón… Cuando tú sonreías, yo siempre te pedía con tanta dulzura como necesidad...

Sueño, cuéntame un cuento.

¿Como lo quieres...? Me dijiste desde la fragilidad enamorada de nuestros momentos gozosos.

Yo, mirando nuestra querida bandera amarilla, te respondí... "Cuéntame un cuento que nunca hayas contado a nadie..."

Con mis mejores de felicidad para todos los amigos y amigas del blog. Un abrazo lleno de cercanías...

DIEGO